Peregrinación Nacional Cruz de Matará

Peregrinación Nacional Cruz de Matará

“Cruz de salvación y consuelo que lleva impreso el Amor”

 
El Papa Francisco, en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, dice que “es en el Evangelio donde deslumbra la gloriosa Cruz de Cristo e invita intensamente a la alegría”. “A veces el cántaro se convierte en una pesada cruz, pero fue precisamente en la cruz donde, traspasado, el Señor se nos entregó como fuente de agua Viva”. ¡No nos dejemos robar la esperanza!

Este año, y como signo del estilo de vida que queremos vivir desde nuestra identidad misionera como miembros de la Iglesia en Argentina, vamos a peregrinar junto a la Cruz de Matará. Este bendito madero es un fiel testimonio de la evangelización de nuestra tierra americana, y una clara muestra de la creatividad y el esfuerzo de aquellos misioneros, por inculturar el Evangelio en las culturas nativas de este continente. Su nombre le viene de los Matarás, una tribu que habitaba la región de Santiago del Estero. Tallada alrededor de 1594 por los Jesuitas que, aprendiendo el lenguaje de los Matarás, le transmitieron el Evangelio. Era preciso encontrar un lenguaje que fuese común a ambos para poder inculturar la Buena Nueva que venían a anunciar. Y así nació la idea de “escribir” el Evangelio en la Cruz de Matará.

Como el signo de amor más grande de nuestro Padre para con nosotros, esta Cruz será nuestro diario recordatorio de que la Misericordia del Padre, es la fuente para nuestra misión. La Cruz de Matará reaviva en nosotros el llamado a la misión, nos pone en camino y anima al encuentro con el hermano, desde lo que somos, desde nuestras raíces, nuestra esencia. En torno a la Cruz, se congregan multitudes de fieles para manifestar su amor a Cristo mediante diversas expresiones de Piedad Popular.

Dios expresa su Amor en la Cruz de Jesucristo. Los cristianos entendemos la Cruz como un momento central del plan de amor de Dios Padre, enviando, por Amor, a su Hijo (Jn 3,16-17) con el fin de hacernos herederos de las riquezas de su Reino. Dios Padre se nos entrega dando su vida a Jesucristo. No guarda para sí riqueza alguna, sino que entrega todo lo que tiene para que Él pueda disponer libremente (Jn 16,15). Jesús el Hijo, que ha recibido la vida del Padre, se la entrega nuevamente, haciéndose oblación cuando entrega su vida en favor de la humanidad. Entendida así, la Cruz es expresión de entrega personal y pertenece a la esencia del Amor (Jn 17,1-16. Mt 11,25-27).

Este Madero que lleva tallado el Evangelio mismo de Jesús, encabeza nuestra peregrinación nacional, por las comunidades, los grupos, las parroquias, geriátricos, hospitales, cárceles, centros de atención y movimientos de las ocho regiones pastorales de nuestro país. Junto al pueblo de Dios recorrerá cada una de las diócesis, ayudando a la reflexión y la oración comunitaria en torno a la pregunta: ¿A qué lugares iría Jesús hoy?

Comenzamos en mayo de este año para finalizar en noviembre, mes en que se llevará a cabo el Congreso Misionero Nacional, en Zapala, provincia de Neuquén.

>Nuestra Iglesia Diocesana estará misionando con la Cruz  desde el 31 de julio al 4 de agosto.

Como comunidad parroquial Jesús en el Huerto de los Olivos, estaremos recibiendo la Cruz el día 31 de julio de la siguiente manera:

– Nos acompañará en la misa de 8 de la mañana. Se realizarán también distintas actividades en los colegios.
– Luego, un grupo de mujeres de la Legión de Maria la llevará al hospital del Vicente López y a un geriátrico de la zona.
– A partir de las 16 hs estará en el templo para que quienes quieran puedan pasar a adorarla.
– A las 19 hs celebraremos la Eucaristía y luego compartiremos un momento de reflexión y adoración.

Los esperamos para compartir como comunidad este espacio de oración.

Señor la Cruz de Matarà, nos ofrece un llamado a la esperanza,
una confirmación en la fe y un modelo de amor y caridad.
Te pedimos que hagas más firme nuestra fe.
Que nos des una caridad que se manifieste en obras.
Ponemos en tus manos las distintas cruces que nos agobian
y nos traen a pedir tu protección.
Mientras caminamos por esta vida,
son muchas las espinas que encontramos en el camino:
alívianos, libranos de estos males,
pero que no se haga mi voluntad sino la tuya.
¡Buen Jesús de Matará, sálvanos!

© 2022 Parroquia Jesús en el Huerto de los Olivos | Desarrollado por SRM